Loading...

bodega y visitas

____

La bodega se integra en la escala del paisaje. Se cubre de un manto de hiedra (etim. edra en Aragonés Occitán) que sigue el ciclo natural. Utilizamos la naturaleza como material de construcción maleable, autoconstruido y natural. Además, este sistema constructivo es de baja entropía.
 
En verano, esta estructura natural fija CO2 de la atmósfera mediante la fotosíntesis (el sistema más eficiente que existe). La planta desprende oxígeno y vapor de agua. Este vapor de agua fomenta la absorción de calor de los materiales de superficie de la fachada, y genera una convección, reduciendo junto con el sombreamiento la temperatura superficial de la fachada. Esto se traduce en la minoración de las ganancias térmicas a través de la fachada. Una estudiada estrategia de ventilación natural aporta confort a todas las estancias.
 
En invierno, la caída de las hojas permite el paso de la radiación a los muros lo que ayudan a mantener una temperatura interior constante de 15ºC.
La bodega debe satisfacer las necesidades del vino y del hombre, ello obliga a tener en cuenta los parámetros de confort tanto del vino como de las personas. Son dos seres vivos que comparten espacio.

 

 

Para los amantes del vino, se realizan visitas guiadas GRATUITAS al viñedo y las instalaciones con cata de nuestros vinos.
Estaremos encantados de ser cómplices de sus celebraciones y eventos en las salas de nuestras instalaciones.

 

 

  • EDRA es una edificación viva, como su gente, que sigue mismo el ciclo vegetativo de la vid, verde frondosa en verano, roja, cambiante y ardiente en otoño, triste y aletargada en invierno, y expectante y explosiva en primavera…
    Y así, en la fusión de la técnica y la esencia natural, se elabora Edra.
    Un espectáculo. ¡Les animamos a que vengan a verlo